El concepto de Protocolo

"Es habitual que cuando me presentan a alguien y después de un rato de conversación me preguntan a qué me dedico, tenga que enfrentarme a una larga explicación de lo qué es o para qué sirve el protocolo.
Me sigue sorprendiendo que mucha gente piense que sólo somos expertos en buenas maneras y que en cierto modo nos comparen con aquellos profesores de urbanidad de épocas pasadas y que en muchas ocasiones lamentamos su desaparición. Pero aunque es cierto que es una de las facetas que debemos dominar porque nuestro comportamiento debe ser ejemplar, y también debemos ayudar a otros a que el suyo lo sea, es tan sólo la punta del iceberg.
Otros, un poco más interesados en el tema, van algo más allá, y nos sitúan en el rango de acomodadores de lujo, simplificando así de un plumazo nuestra función. No voy a discutir que una parte de nuestro trabajo no sea distribuir a la gente en un espacio determinado jerarquizado de la forma adecuada, pero está claro que tampoco eso es lo que nos define por completo.
Algunos, también nos comparan con un asistente personal, quizás por esa cercanía a la autoridad o personalidad para la que se trabaja, y por la necesidad intrínseca de este trabajo de conocer al milímetro las necesidades de la empresa o institución.
No puedo negar que a veces me molesta tener que dar esas explicaciones a modo de justificación o concienciación general sobre lo que significa esta profesión. Quizás porque en la mayoría de los casos detecto un cierto menosprecio o no todo el reconocimiento que merece.
Lo único que me consuela es que probablemente estemos más cerca de dejar de hacerlo, de dejar de dar explicaciones sobre lo que hacemos y por qué lo hacemos, gracias al apoyo de las instituciones educativas que han visto que esta profesión, al igual que otras antes que la nuestra, necesita una formación seria y completa, multidisciplinar y adaptada a los nuevos retos de la sociedad. Tanto, que quien quiera dedicarse a ella, tendrá que estudiar cosas como: comunicación, legislación, escenografía, informática, idiomas, producción, y otras muchas asignaturas que están contempladas en el programa de unos estudios que cada vez están más cerca de conseguir un reconocimiento oficial y que han cursado todos esos alumnos que esta semana acaban de recibir su título académico.
Probablemente ellos, ya no tengan que explicar en tantas ocasiones qué es y para qué sirve el protocolo."

Artículo publicado por Pilar Muiños, Directora de EIP Galicia, en revistaprotocolo.com

Comentarios

Rebeca ha dicho que…
El problema del concepto del protocolo se basa en el amplio espectro que abarca. Desde las relaciones institucionales, a la colocación de las autoridades pasando por el tratamiento correcto y adecuado de cada persona. Las características de un buen profesional siempre quedan resumidas en el saber estar, la empatía y la cordialidad. Quizás esta nueva titulación oficial que se está gestando contribuya a reconocer una profesión que también se ocupa de la organización, los aspectos técnicos, la seguridad y, sobre todo, de que todo sea correcto sin ser vistos.
Un saludo,
Rbk

Entradas populares