Todo se complica, la responsabilidad de que nadie se de cuenta.

Uno de los puntos principales de tu personalidad si te vas o te estás dedicando a ser un profesional del Protocolo Municipal, es que tienes que procurar ser lo suficientemente seguro de ti mismo y fuerte como para no esperar reconocimiento alguno. Si en otro tipo de trabajo es importante saber lo que uno lleva a cabo sin esperar palmadita en la espalda de nadie, en éste es vital porque rara vez recibirás esa palmadita, más bien lo contrario.
La organización de actos municipales es una de las profesiones más desagradecidas, en cuanto a agradecimientos externos se refiere, y más gratificantes en cuanto a personales. Cuando has hecho bien tu trabajo, no se notará tu presencia, pero si algo surge mal, sabrán a quien dirigirse. En esta profesión se puede aplicar el dicho anglosajón : no news, good news, pero cambiándolo a no coments, good job.
Te puedes pasar semanas o incluso meses trabajando para que todo esté perfecto, llega el día, se acaba... y vuelta a empezar de nuevo con otro proyecto!
No esperes celebración: es tu trabajo y tu obligación que salga bien. Pero...¿siempre sale bien, si te esfuerzas y trabajas durante semanas y meses por ese acto, rueda de prensa, ...? La respuesta es rotundamente NO. Realmente me atrevería a decir que, por más que trabajes en algo, la capacidad de improvisación la tienes que tener muy desarrollada, porque NUNCA sale nada como estaba previsto.
Pero el realizar un buen trabajo, no significa que salga todo perfecto sino que todo el mundo crea que ha salido tal y como esperabas. Tu reacción ante los imprevistos y tu destreza para torearlos es lo que mide realmente tu capacidad profesional.
Si tu apariencia es de sobriedad, tranquilidad y diligencia nadie notará los errores que se están produciendo. Ten en cuenta que prácticamente sólo tu sabes la organización exacta del evento, el resto de invitados acuden a ciegas y no saben con qué se van a encontrar: si te has olvidado una trasera con la imagen de tu institución, haz que la coloquen o colócala tu con disimulo a la salida o déjala simplemente para otra ocasión; si no funciona el micro por el que estabas hablando, retíralo y habla como si lo siguieras teniendo; y así con todo.
Sobre todo, se lento en tus movimientos, pausado y calmado. Si se intenta remendar algo estando nervioso es cuando se termina de estropear por completo.

No seas la o el protagonista del acto, mantente en un plano apartado, pero eso sí, hay algunos casos en los que tienes que actuar delante de todos: si ves que tu alcalde o concejal tienen una mancha, la cremallera bajada, el nudo de la corbata flojo, el botón del escote abierto,... No te pongas a hacer señales detrás de las cámaras o de una persona para evitar ser descubierto: lo único que haces así es 1- ponerte nervioso porque no te estarán entendiendo, 2- poner nervioso a la autoridad que tienes que asesorar porque no comprenderá nada y empezará a mirarse a mirarte, etc..¿Resultado?= lo único que lograrás es que todo el mundo se de cuenta de lo que está pasando.

En estos casos es mejor acercarse directamente a la persona, ponerte frente a él para que el resto no te pueda leer los labios y explicarle lo que ocurre. Y marcharte a tu sitio.
Nota: Cuando esté en una mesa sentado, haciendo un discurso o rueda de prensa, es mejor que le escribas una notita y se la dejes sobre su mesa (siempre doblada para que las cámaras indiscretas no puedan captar lo escrito). Ej. Cuando entra alguien importante en la sala de prensa o de conferencias, o cuando notamos que se ha olvidado de decir algo relevante.
Recuerda siempre que tu eres el máximo responsable del evento que se está llevando a cabo, así que ante cualquier situación extraña, todas las miradas irán dirigidas a ti, así que procura no gesticular, ni poner caras descriptivas. Sonríe cuando te miren, ellos están sondeando el terreno y tu posición desvelará el resultado.
Con esta lectura mi intención era transmitirte ánimos ante cualquier evento y tranquilizarte sobre las posibles adversidades, porque siempre las hay. Ahora, en tu mano está que no se noten.

*Artículo elaborado por Clara Gil Pidal, autora del Blog
Protocolo municipal

Comentarios

Rebeca ha dicho que…
Cuánta razón hay en estas líneas. Es tan cierto, que asusta. El protocolo es que todo surja natural aunque todo esté medido hasta el último punto. Lo importante es la satisfacción personal por el trabajo bien hecho, los reconocimientos son propios o de los colaboradores más cercanos, y estos son los que importan, al público o a los políticos sólo les importa transmitir o recibir un mensaje pero aquellos que se dediquen a la organización sí sabrán ver el trabajo bien hecho.
Muchas felicidades a Clara por el artículo.

Rbk
Clara Gil Pidal ha dicho que…
¡Muchisimas gracias Rebeca por tu comentario!El compañerismo es muy gratificante en esta profesión.

Encantada de estar colaborando en este espacio.

Un abrazo

Clara
Aula de protocolo ha dicho que…
Gracias a las dos por vuestra participación.

Entradas populares